Review aceite de Marula by John Paul Selects

 

 

IMG_4418

 

 

Después de oír hablar de los  beneficios del aceite de argán, hoy os presento la review del aceite de Marula.

 

Para empezar vamos a hacer una breve introducción sobre lo que se conoce sobre este aceite.

El aceite de Marula proviene del fruto maduro del árbol de Marula, nativo de muchas partes del centro y el sur de África.  Es rico en ácidos grasos esenciales y posee un alto contenido en vitamina E natural.Tiene ocho veces más contenido en vitamina C que una naranja y un 60% más de contenido en antioxidantes y ácidos grasos Omega 6 y 9, que otros aceites faciales más conocidos como el aceite de argán y de uva. Alivia las pieles irritadas y tiene un efecto antiinflamatorio, no es comedogénico (lo cual le hace apto para todo tipo de pieles), nos protege de los radicales libres y nos hidrata en profundidad.

Después de leer todos estos beneficios, cualquiera se resistía a probarlo!, desde luego yo no he podido.

 

Para ello me he decantado por el aceite de Marula de John Paul Selects, que adquirí en Sensible-vip.  Marca que se compromete con el sostenimiento equilibrado de sus ingredientes y en este caso por el crecimiento de las mujeres africanas que trabajan en la elaboración de cada gota de este aceite. No voy a negar que se echa en falta algún certificado eco que lo respalde. Os dejo un video introductorio de la marca.

 

IMG_4419

 

El aceite se presenta en un frasco ámbar de cristal para preservar sus propiedades y un cómodo gotero para no desperdiciar ni una gota.

la lista completa de ingredientes es: 

Composición: SCLEROCARYA BIRREA (MARULA) SEED OIL, CITRUS RETICULATA (MANDARIN RED) PEEL OIL, CITRUS SINENSIS (ORANGE) PEEL OIL, LAVANDULA ANGUSTIFOLIA (LAVENDER) FLOWER OIL, ROSMARINUS OFFICINALIS (ROSEMARY) LEAF OIL, CEDRUS ATLANTICA (CEDAR) WOOD OIL, ROSMARINUS OFFICINALIS (ROSEMARY) LEAF EXTRACT, HELIANTHUS ANNUUS (SUNFLOWER) SEED OIL.99% Aceite de Marula, 1% Mezcla de Aceites Esenciales (Linalool, Limonene).

 

Desprende un leve aroma a cítricos agradable y se absorbe con una facilidad pasmosa, tan rápido que al principio ni conseguía repartirlo a tiempo por todo el rostro antes de que absorbiera ( y eso que no tengo la piel seca). Con tres gotas tengo suficiente para repartirlo por el rostro con un leve masaje facial, pero tras unos días de utilizar este sistema, empece a notar que era demasiado “intenso” para mi piel y que ya no lo recibía del mismo modo, así que lo intercalaba cada dos días con mi rutina facial. Al final he acabado haciendo un “combinado” propio, añado un par de gotas a mi crema de rutina facial y una vez a la semana me lo aplico antes de acostarme con un masaje facial (en sustitución de mi crema nocturna).

 

Los resultados que he notado es un aumento de hidratación en  mi piel (sin aportar grasa), ya no se levanta tan necesitada de mi rutina facial de primera hora, en fines de semana he dejado pasar algunas horas de mas (por pereza en algunas ocasiones, no nos vamos a engañar :p) y mi piel no se ha quejado. En cuanto a los efectos antiedad, es un poco pronto en mi piel para observar efectos notorios. Es un buen aliado como “boost” para nuestros tratamientos.

Pero no solo en mi rostro queda la cosa, lo he estado usando en el cabello y me ha salvado la vida de una complicada experiencia que he tenido probando un nuevo champú orgánico (ya os contaré con mas detalle más adelante). Lo he usado de medio a puntas y deja una gran suavidad, sin apelmazar ni aportar grasa, incluso rebajando un poco mi problemático encrespamiento (es que la experiencia con este champú es de traca, ya os contaré 😉 ).