Conociendo K-beauty de la mano de Whamisa

 

 

Hoy en el blog nos acercamos a la cosmetica coreana de la mano de Whamisa, marca de culto en corea…

 

Llevo ya tiempo con la curiosidad sobre la cosmética coreana y todo lo que conlleva esa rutina tan especial y meticulosa.

Hasta hace poco, encontrar productos que cumplan los requisitos de cosmética coreana y ecológica, resultaba bastante complicado, pero poco a poco parece que se van abriendo camino entre las tiendas de cosmética eco, como por ejemplo Whamisa.

Whamisa es una marca de culto con mas de diez años de experiencia y avalada por EWG (environmental working group) y en la que sus características mas distintivas son:

 

  • La ausencia de agua en sus cosméticos por extractos como aloe vera, aloe maculata o crisantemo, entre otros muchos. extraído a baja temperatura.
  • Uso de ingredientes fermentados: un proceso en el que descomponen los azucares y las proteínas de los ingredientes orgánicos para que se transformen en componentes mas pequeños y con mayor densidad de nutrientes, a la vez que dan lugar a la aparición de nuevos subproductos tales como aminoácidos  y péptidos. Vamos que de un ingrediente orgánico con el graduado escolar pasamos a uno con titulación universitaria y varios Masters! 😛. Se consigue una versión mejorada, más concentrada, mejor conservada y con más nutrientes, del ingrediente original, que también va a ser absorbido mucho mejor por la piel.

 

 

Los productos que vamos a conocer de la marca son: Organic flowers aceite limpiador, Organic flowers double rich loción y Organic seeds champú para cuero cabelludo seco/sensible.

 

Organic flowers aceite limpiador

 

El INCI de este cosmético entre ingredientes mejorados por la fermentación y aceites es tan completo como bien escogido:

 

  • Crisantemo Sinese (versión fermentada):Le dan un gran poder antiinflamatorio y depurativo y por sus propiedades antioxidantes se emplea para proteger la piel contra alteración del ADN provocada por la excesiva exposición al sol y los radicales libres.
  • Loto sagrado (versión fermentada):Tienen propiedades antioxidantes que calman y devuelven la luminosidad a la piel congestionada.
  • Diente de león (versión fermentada):contiene vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B12, C y D, ácidos grasos, ácido fenólico, flavonoides, calcio, hierro, magnesio, zinc o potasio.Destaca por tratar la dermatitis, el acné e incluso las manchas de la edad.
  • Aceite de avellana: muy nutritivo, reafirmante y regenerante. Muy suave y fluido, se absorbe rápidamente.
  • Aceite de aguacate: Es absorbido profundamente por la piel, aportándole valiosos antioxidantes, vitamina A.Tiene propiedades hidratantes, cicatrizantes y antibacterianas.
  • Aceite de argán: Es rico en vitamina E, ácidos grasos esenciales y antioxidantes. Es beneficioso para muchos problemas de la piel, desde la piel seca y las arrugas, hasta la psoriasis, la dermatitis o el acné.
  • Aceite de jojoba: suaviza, protege, mejora su flexibilidad y ayuda a la piel a retener la humedad. Tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas y es un excelente sebo regulador para las pieles más grasas.
  • Aceite de camelia: este raro aceite se lleva usando siglos en Japón como limpiador y suavizante. Repleto de omega 3 y vitaminas A, B, C y E, es un gran tonificante para la piel.

 

 

 

 

Este aceite limpiador se emulsiona con agua y se convierte en una especie de leche que se elimina fácilmente con agua templada. A diferencia de lo que se pueda creer que usar un aceite para la limpieza puede provocar “engrasar” más la piel, o que no es para todos los tipos de piel e incluso que pueda llegar a provocar acné en  la piel, es todo lo contrario. El aceite ayuda a descomponer y eliminar el exceso de sebo y de impurezas asociadas a productos oleosos como el maquillaje, las siliconas y el protector solar.

En Corea se toman muy en serio la rutina de limpieza de la piel, donde el aceite es el primer paso de la “doble limpieza”. 

Una piel con impurezas puede acelerar el envejecimiento, ya que la suciedad que se acumula en la piel contiene radicales libres, los cuales deterioran y matan células cutáneas que a su vez descomponen la elastina y el colágeno, dando pie a arrugas.

 

La forma optima de aplicarse el aceite en el rostro y la que usan las coreanas es mediante un masaje facial para promover la circulación sanguínea en los pequeños vasos sanguíneos que hay en las capas mas profundas de la piel, no olvidemos que la sangre es la encargada de transportar los nutrientes del corazón al resto del organismo.

 

 

 

 

Empezamos con los nudillos de los dos primeros dedos con la forma de un puño bajo el pómulo y presionamos hasta donde nos resulte agradable, de ahí vamos subiendo ligeramente hacia los lados de la nariz hasta la parte superior de la frente y seguidamente bajamos por los contornos de la cara. Finalmente, utilizamos las yemas para masajear suavemente la zona debajo de los ojos (así ayudamos a drenar la inflamación de esa zona), empieza por el puente de la nariz y desplazalas hacia fuera en dirección a la sien.

Al terminar se enjuaga el aceite con agua caliente (no en exceso) y se seca la cara con suaves toquecitos con la toalla, frotar tu rostro con la toalla tensa de una forma brusca tu rostro y favorece la aparición de arrugas.

 

Ahora para la mayoría ya habríamos más que acabado de limpiar nuestro rostro ¿no? pues quieta ahí no salgas del baño aun! que en corea aun queda un paso más para completar la “doble limpieza”. Después del aceite hay que proseguir con un limpiador de base acuosa (el típico gel o espuma limpiadora). En mi caso yo aun no tengo un gel o espuma limpiadora de Whamisa o de marca coreana (pero admito regalos ¿eh? :P) así que utilice la espuma limpiadora de JMO (que podéis ver la review aquí), que para experimentar la doble limpieza sirve igual.

 

 

Mi experiencia:

Al tomar la cantidad de aceite hay que tener cuidado porque es un liquido muy ligero y se puede escapar entre los dedos, pero eso mismo facilita que puedas aplicártelo por el rostro fácilmente y realizar el masaje facial del que hablábamos sin problemas y de una forma agradable.

Lo he aplicado por todo el rostro sin el más mínimo síntoma de sensibilidad o de molestia, incluso en los ojos, masajeando suavemente los párpados, el rímel, la zona del contorno, todo sin notar picor o escozor o que el mismo maquillaje que estaba limpiando pudiera incomodarme, tras acabar me enjuage con agua templada para que emulsionara en la textura lechosa y fuera desapareciendo del todo.

Se elimina sin inconvenientes, no notas tiranteces en la piel o sequedad o sensación de grasa por el aceite y tras secarme con la toalla a toquecitos ya me quedé sorprendida de como no había rastro de mascara de pestañas en mis ojos ni el temido efecto panda en las ojeras aunque fuera un poco. Antes de pasar a la segunda fase, me pudo la curiosidad y humedecí un algodón en un poco de agua micelar y lo pase por mi rostro, casi tuve que acercarlo a un microscopio para poder ver el pequeño rastro de maquillaje que quedaba, si no eliminaba un 100% desde luego se quedaba por el 97-98% y ahí es donde entra la segunda parte con la espuma limpiadora, tras acabar con la doble limpieza mi rostro estaba impecable y perfecto para recibir el resto de tratamientos y nutrientes. Y sin tener que hacerlo por zonas o frotando la piel con algodones. 

 

 

Para mí ha sido una placentera experiencia y a partir de ahora la “doble limpieza” se va a instalar en mi rutina de limpieza, tal vez por las mañanas lo veo más complicado o perezoso, para qué nos vamos a engañar. Pero  desde hoy al menos antes de acostarme voy a ponerme a ello a ver qué tal 😉 . 

 

Y hasta aquí por ahora sobre cosmética coreana y Whamisa, veremos los demás productos en el siguiente post y conoceremos más sobre esta K-Beauty que está pegando fuerte.

¿Qué pensais sobre la K-beauty? ¿Os gustaría conocer más sobre ella? ¿Sois expert@s ya? Me encantaría conocer vuestras opiniones!! 🙂